Inicio

28 de Febrero de 2007

Fragmentos (XXVII)

Por primera vez en varios días, semanas tal vez, hoy me he dormido bien, sin despertarme a las tres o cuatro de la madrugada y, como es costumbre en esas noches de insomnio, dando vueltas en la cama hasta que clarea el día entre las rendijas de la persiana. He abierto los ojos a las ocho, aunque hoy no hay que ir a currar porque es 28 de febrero, el día de Andalucía. Los días de fiesta patrióticos los celebro no pensando ni un minuto en la patria, ésta u otra cualquiera, que nos regala la posibilidad de dedicárnoslos íntegros a las neuras y aficiones personales. Ah, qué haríamos sin esas huelgas de un día andaluzas, españolas, europeas, sin esos días de san Tal o san Pascual que como figuras o entes nos quedan tan lejanas, y que de buenos que son ni protestan ante nuestra indiferencia patriótica o religiosa. Cagarme en todas las naciones y pueblos que celebran su día nacional y en todas las buenas acciones de sus santos, héroes y mártires, ese es el objetivo de estas fechas señaladas.

...

Me propongo hacer varias cosas, aunque luego no haga ninguna. Ordenar y limpiar un poco el piso, lavar, planchar, vaciar los discos medio actuales del aparatito de musiquita portátil y que tras varias semanas ya me cansan, y meterles una selección de mi música, la que me acompañó cuando empezaba a ser persona: bastante de Smiths y de Cure, algo en directo de U2, el concierto parisino de Simple Minds; las primeras canciones de Beautiful South, Immaculate Fools, Lightning Seeds, el Alchemy de Dire Straits, canciones sueltas de Sade y Psichodelic Furs, Kiko Veneno, los primeros elepés de Police... No es la mejor música de la historia, sólo es la mía, la que me abre los poros de la piel empezando por las orejas. A todo eso sonaba antes mi vida. Y mucho me temo que así será para los restos, porque lo que escuchabas en esas épocas es lo que verdaderamente te suena a sinceridad y aledaños; el resto, ruido forzado, melodías de guateque y pamplinas de encargo.

...

Andorrotear en bicicleta sin destino fijo por las calles de Córdoba es una de las cosas que he recuperado en esta etapa nueva que empezó hace cuatro meses. El problema es que cada vez que quiero hacerlo tengo que realizar también unas cuantas maniobras precisas y fastidiosas para bajar la máquina por los recodos de las escaleras sin que desconche la pared, ingenierías éstas que me recuerdan al capataz enchaquetado de una procesión sevillana de esas que pasean en semana santa abroncando a los costaleros entre blasfemias para que el santo con sus mil kilos de trono y joyas entre y salga por la puerta del templo sin un rasguño: un auténtico rollo. Luego, ya en la calle, intento ir por los carriles-bici que atraviesan la ciudad, y que cada cien metros están ocupados por coches aparcados encima, cacas de perro merecedoras de un premio en ARCO o bolsas de basura con las vidas de los dueños dentro.

Carril-bici, Manchester

Tras encontrarme dichos regalos y sortearlos de mala gana, me defeco un poquito en sus propietarios y sigo feliz mi camino. Creo que apañarme esta bici híbrida y aspecto antiguo es una de las mejores inversiones que he podido hacer, quitando por supuesto las obras completas de Kafka de Galaxia Gutemberg y la paella artesana de asas verdes con capacidad para una persona que compré en un badulaque ferretero, y que hace que aún no haya perdido del todo el sentido del gusto de cocinar sin tener que demostrar a nadie que Uno come, algunas veces, como un puto rey.

...

Después de más de cuatro años escribiendo en blogs, tres en éste, me parece que ya va siendo hora de darle un poco de aire fresco y cambiarle el aspecto, modificar las plantillas, añadirle algunas funciones o algo. Es una cosa que siempre pretendo hacer y que cuando me pongo a toquetear los códigos me aburre a las pocas horas y me arrepiento. Una vez más, hago propósito de enmienda, porque he pecado, señor.

...

Según perece, tres de cada cuatro europeos están hastiados de la rapidez con que cambia la tecnología, y que estas cosas ya les suenan a timo, porque cuando se compran un cacharro a los dos días ya dejan de distribuirlo y los fabricantes obligan a sus clientes a gastarse los cuartos en los nuevos modelos, que normalmente son más caros y elegantes, pero hacen exactamente lo mismo. Tres de cada cuatro europeos cabreados. El otro es el que sigue escribiendo a lápiz en un cuaderno. Y seguro que tan feliz.

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (8) | Categoría: Fragmentos

26 de Febrero de 2007

¿Qué sería de nosotros sin el spam?

El correo basura, la publicidad intrusiva, los pop-ups, los medios de los que se valen algunos listos para meternos a traición tonterías absurdas en la pantalla con el objetivo de vendernos píldoras de alargamiento del pene, formas de averiguar las claves de correo de la ex-pareja, contactos sexuales seguros con personas ansiosas de echar polvos, mágicos ungüentos de la felicidad, cartas de tarot y brebajes de la paz, vídeos de éxtasis y orgasmos inalcanzables, formas fáciles de ganar millones dinerarios sin arriesgar en el casino, inversiones que duplican sin dar ni golpe, confirmaciones de contraseñas en irrisorias cuentas bancarias, trabajos que nos harán ganarnos el pan quitándonos el bíblico sudor de la frente, el spam en general, toda esa fauna de mentiras de colorines pero tecnológicamente impecable, es esa cosa que permite utilizar de una manera práctica la libertad. Paradójicamente, de la basura viene nuestro poder.

La felicidad en un click

El poder de decidir si uno es un imbécil o no, el poder de saber que las personas manejan la máquina son inteligentes, pero no hasta el punto de la humillación propia. La fuerza de poder decir, ah, hasta aquí llego, no me consideres gilipollas. Diremos: Joder, qué forma más cruel de aprovecharse de los analfabetos informáticos, qué timos más sofisticados, cuánta maldad en el sufrimiento de la gente que no puede defenderse.

Es como la religión. Cierto que el que las pasa putas por asuntos de índole personal, doméstico, familiar, económico, laboral, existencial, siempre se agarra a lo que sea para seguir teniendo esperanza en algo. Creer en lo que sea, pero creer. Porque lo que viene ya lo sabemos. La lotería, al igual que los timos o las religiones, nos ayuda a saber qué tipo de persona somos, cómo reaccionamos ante las dificultades. En los sitios donde la gente no tiene tantos medios tecnológicos los suicidios apenas se producen, lo cual tendría que hacernos pensar en lo necesario y lo accesorio.

Personas inseguras, bajas de moral, indignas, tristes, asociales,... faltas de autoestima, que es lo que al final somos: entidades sin un concepto claro de nuestro lugar en el mundo. Que levante la mano quien no se haya sentido una mierda en este mundo de mierda. Y ahora empecemos de nuevo.

Salir a la calle a celebrarlo con quien nos quiera y aprecie de verdad, a regalarnos otro corazón y mucha risa, por supuesto, que para lágrimas de pena ya está el resto. Y quien no quiera mi compañía, eso que se pierde, qué coño.

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (1) | Categoría:

17 de Febrero de 2007

El caballero de la mano en los pechos

Caballero de la mano en los pechos

"La mirada asaz dulce, soñadora,
con crepúsculos dentro y noches brunas;
barba de acantilado, tibias dunas;
la frente amplia de mar, inquisidora.

Con un místico sello, pecadora
quizás, la boca amarga de aceitunas;
lívida faz bañada por las lunas
de un silencio de llanto que atesora.

No sabría cuál daga más zahiere,
y cuál más dulce daga si se muere
de franca herida, o por amor deshecho.

Si la del cinto, de color aciano,
o la de cinco filos de su mano
que cuajó ese dolor sobre tu pecho."

Edgar Poe Restrepo (1919-1942),
poeta colombiano

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (5) | Categoría: Neuras

16 de Febrero de 2007

Los mejores diseños del mundo: las pastillas Juanola

Si tuviera que elegir el mejor diseño del mundo de toda la historia de la vida mundial, elegiría sin dudar el de las pastillas Juanola. Para los que no las conozcan, son unas pastillas negras de forma romboide con sabor a regaliz que, según dicen, vienen bien pa la tos y todas esas obstrucciones de los conductos respiratorios humanos.

Pastillas Juanola

A veces piensa uno en la infancia: etapa en la que bebe leche, cacao, avellanas y azúcar, o colacao también, o monta el Exin Castillos, o el Scalextric, o el Tente, o ve en la tele a Fofó, Miliki, Fofito y Milikito, o a Petete o a Orzowei, o come Panteras Rosas, o Tigretones o cualquier cosa de Cropan. Es ese momento en el que la persona decide lo que va a ser de mayor. Si te enfrentas al mundo de una determinada forma o de otra. Si te acojonan los gangsters del barrio o si le plantas cara. Ahora, ya de viejo, es muy fácil planteárselo, en esa época no tanto.

Voto a las pastillas Juanolas como la mejor cosa con mejor diseño de mi puta vida, y dudo que pueda mejorarse, aunque los caminos del Señor son inesputables.

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (3) | Categoría: Propaganda

Frases de Woody Allen

Hay gente a la que le revienta el cine de Woody Allen, por aburrido, por intelectual, por judío, por neoyorquino o por lo que sea. Es el misterio de la ironía y la parodia, que la misma broma les siente bien o mal a las personas según su origen. A mí me gusta generalmente lo que hace por dos cosas: porque es evidentemente más feo que yo, y por su humor negro, su alegre pesimismo que le da carta blanca para reírse de sí mismo y de sus congéneres, cosa sana.

Tal postura sólo la pueden ejercer las personas que ven la vida como una gran bola de mierda, y sobre esas bases, vamos a reírnos, vamos a compartir las miserias. Muchas personas dirán: ¿y dónde está la crítica social de la risa, dónde la posición ante la injusticia, el racismo, la guerra, la pobreza...? Yo me lo pregunto, y él (seguro) que también. En eso consiste su apuesta, creo, en que la única arma posible es el humor.

Woody Allen

Os dejo una selección de frases o aforismos extraídos de sus películas, robadas impunemente de alguna web de por ahí (que pa eso está, pa compartir).

  • Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.
  • El miedo es mi compañero mas fiel, jamas me ha engañado para irse con otro.
  • En realidad, prefiero la ciencia a la religion. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.
  • ¿Existe el Infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos despues de la muerte? Ah, no olvidemos lo mas importante: ¿Habrá mujeres alli?
  • La unica manera de ser feliz es que te guste sufrir.
  • No le temo a la muerte, solo que no me gustaria estar alli cuando suceda.
  • Si no te equivocas de vez en cuando, es que no lo intentas.
  • Para tí soy ateo. Para Dios, la oposición.
  • Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme 'Guerra y paz' en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia.
  • Y mis padres por fin se dan cuenta de que he sido secuestrado y se ponen en acción rápidamente: alquilan mi habitación.
  • En mi casa mando yo, pero mi mujer toma las decisiones.
  • La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema.
  • Lo que más odio es que me pidan perdón antes de pisarme.
  • ¡Si Dios tan sólo me hiciera una simple señal, como hacer un ingreso a mi nombre en un banco!
  • La muerte de Freud, según Ernest Jones, fue el incidente que causó la ruptura definitiva entre Hemholtz y Freud; prueba de ello es que en muy contadas ocasiones volvieron a dirigirse la palabra.
  • No creo en una vida mas allá, pero, por si acaso, me he cambiado de ropa interior.
  • Odio la realidad, pero es en el único sitio donde se puede comer un buen filete.
  • No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo, sino simplemente no muriendo.
  • Mi forma de bromear es decir la verdad. Es la broma mas divertida.
Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (3) | Categoría: Leer

15 de Febrero de 2007

Feria del Arte en Madrid

Una vez fui a ARCO, la feria del Arte Contemporáneo de Madrid. Fue en 1991 o 1992. El mundo acababa de descubrir el poder de las manchas africanas de Barceló. Coincidió, como casi siempre, con el Carnaval. La noche de antes mi chorba de entonces y yo habíamos estado de fiesta por la Plaza Mayor, disfrazados de negras cubanas, la farra se alargó hasta el día siguiente y decidimos ir al acontecimiento moderno por antonomasia: "Tenéis que ir, quien no vea ARCO no sabe nada de arte ni del mundo", nos dijeron.

Desiree Dolron: Xteriors XIII

Pues nada, a la feria. Que bien, una feria por la mañana en pleno carnaval. hay que ir bien vestido, para la ocasión. Mi ex me prestó una falda-pantalón gris, me quitó un poco la tizne de la cara y me pintorreó los labios de rojo revolucionario, y de esa guisa, y sin dormir, me presenté en el evento. Ví muchos modernos y disfruté de las instalaciones.

Por la noche me cagaba por la pata abajo. Tanto arte contemporáneo me descompuso, tal era la congoja (supongo) que me producía la ignorancia. Vimos montañas de platos sucios que se valoraban en varios millones, y cuadros que se confundían con los azulejos del cuarto de baño. Decidí no comprar ninguna obra, más que nada porque lo que llevaba en el bolsillo apenas me llegaba pa pagar el metro. Ese día comprendí el sentido de la palabra ridículo.

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (3) | Categoría: Ver

13 de Febrero de 2007

Destripando películas: Hoy, 'Una historia verdadera'

Que no figure David Lynch entre mis directores favoritos no quiere decir que no vea películas suyas, porque de lo raro siempre aprende uno. De hecho me he cargado casi todas sus obras, y no me ha pasado nada, sigo medio vivo. En este caso no voy a destripar del todo su película, al contrario: la recomiendo vivamente.

Aunque ya había oído hablar de ella hace bastante tiempo, un recodatorio de Corsaria me ilusionó con esta peli, así que me fui al videoclus y comprobé que no estaba. Me alargué a otro, y después a uno que estaba bien lejos, y lo mismo, aunque el encargado había estudiao carrera, allí ni el Tato sabía quién era el tal Lynch. Bueno, pues nada, tiro del mulillo y me sale. Que no se queje nadie, yo lo he intentado por lo legal.

David Lynch: Una historia verdadera

Una historia verdadera va de un hombre viejo del Medio Oeste norteamericano que, en la plenitud de la vida, con sus achaques por el tabaco y esas cosas, decide reconciliarse con un hermano que vive a tomar mucho por culo y con el que está peleado por no se sabe qué pamplina. Apaña una cortacésped, le engancha un remolque casero y pallá que se marcha por la carretera.

Entre medias se encuentra los reproches de sus colegas, de su hija, de sus vecinos cotillas y de un montón de frikis más. Se le escacharra la máquina varias veces. Nada para a este hombre, y hace bien, porque lo que enseña la película es a diferenciar los problemas en problemillas y problemazos, todo ello a paso tranquilo, ya está bien de prisas y tonterías. Pensar requiere tiempo, justo lo que necesita el payo Alvin para trasladarse de Iowa a Wisconsin sin hacerle caso nada más que a sí mismo y a su mecanismo. Una película plenamente libertaria. Lenta, tranquila y bajando los humos a tanta rapidez, di que sí.

Al final encuentra a su hermano, hablan tres palabras y se acaba la peli. Pero a quien aborrezca esta mierda de mundo estresado y depresivo le parecerá una joya.


Otros destripamientos:
[ El fuego de la venganza ]
[ Piratas del Caribe. El cofre del hombre muerto ]
[ Poseidon ]
[ Flores rotas ]
[ La isla ]
[ Rey Arturo ]
[ Match Point ]
[ Cuando menos te lo esperas ]
[ Closer ]

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (5) | Categoría: Ver

11 de Febrero de 2007

Fragmentos (XXVI)

Escuchando de nuevo el 'Live in Moscow' de UB40 se me pone la gallina en piel, pues es lo que oía antes de salir los sábados de fiesta al suprafamoso bar Juli de Belén, nuestro nido, cuando era aún mas joven de lo que soy ahora, que me doy miedo de lo joven que soy y lo mal aprovechado que estoy. También doy miedo por otras cosas, pero eso es personal.

Qué coño juventud o viejetud; Reggae forever.

...

Increíble fin de semana el que he pasado: no hacer nada, levantarse tarde, no ver a nadie, y encima quejarse de estrés. Son los problemas de Occidente, el aburrimiento capitalista, mayormente. Miedo me daría tener responsabilidades, si no fuera porque el resto de los que dependen de mí son aún peor que yo. La tele y el Tomate hacen entre la población más estragos que diez bombas de racimo. A estudiar por un futuro Sun Tzu, o von Clausewitz, o quien sea que entienda de eso de matar gente.

...

Me proponen por segunda vez un viaje a China, en Marzo. Creo que esta vez va a ser que sí, en serio. A mí lo que me gustaría conocer es el Tibet, pero como la única forma humana de acceder es a través de Pekin y su nuevo tren de cuatromil metros, pues me lo pìenso. Va a ser que sí, no por nada, sólo porque me apetece y dentro de unos años no será igual.

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (2) | Categoría: Fragmentos

6 de Febrero de 2007

Blasfemias

Como mi ordenador (el disco duro, mas bien) empieza a dar síntomas de agotamiento, cansancio o agonía, vuelvo a pronunciar palabras blasfemas. Contrariamente a lo que había decidido hace un tiempo, sucias palabras salen de mi boca, porque yo, ateo confeso y decidido, pensaba que ya me había pasado el tiempo de estas cosas de juventud. Que uno, cuando piensa en qué gana el enemigo cuando blasfema, llega a la conclusión de que los ateos lo llevamos crudo, puesto que si blasfemamos contra un dios es porque todavía, en pequeñas porciones, aún seguimos de alguna manera creyendo en su existencia. Si no de qué íbamos a estar perdiendo el tiempo y las energías defecándonos en Él.

Ya no más, de verdad. La diferencia entre ateo y agnóstico (entre creyentes en la no existencia de Dios y los que pasan del asunto) me parece absurda: no es que crea o deje de creer en la divinidad, es que me da igual.

Agnóstico, por tanto. No queda tan bien como ateo, pero funcionalmente me sirve. No hace falta blasfemar, si no existe. Y si existe, me importa más bien poco lo que piense de mí, porque a Él, en su divina grandeza, le dará exactamente lo mismo un ateillo más que menos, y siguiendo su libro, no guardará rencores. Hasta este punto ha llegado mi cabreo por una máquina de mierda. A jugarme el Paraíso, según parece, o el Infierno.

PD: Anticlerical sí, eso no me lo quita nadie. No son incompatibles. Hay muchas combinaciones: desde el ateísmo-anticlerical hasta el creyente-clerical. La gama de grises es ahora la que me interesa.

Trapo | Enlace permanente | Comentarios: (6) | Categoría: Neuras